Diabetes: ¿sabes lo que es?

La diabetes es una enfermedad crónica relacionada con el azúcar; sin embargo, aunque mucha gente lo ha escuchado o “sabe lo que es”, pocas veces nos preocupamos por conocer un poco más acerca de esta enfermedad.

Si tienes algún familiar que la padezca, te han diagnosticado con ella o solo te interesa conocer más, no te pierdas este artículo lleno de información útil para todos.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes, como mencionábamos más arriba, es una enfermedad crónica. Esta consiste en que el cuerpo se muestra incapaz de regular el azúcar que corre por tu sangre, lo cual ocasiona daños en los tejidos.

Actualmente la tasa de personas diabéticas se va incrementando cada año, se considera que es así debido a la mala alimentación, los malos hábitos, el estrés, la ansiedad que deriva en sobrealimentación, etc.

Es un problema a nivel mundial. La mejor manera de prevenirlo es haciendo ejercicio, comiendo de forma saludable y yendo al doctor anualmente para controlar cualquier antecedente que se pueda tener.

¿Cómo sucede?

La diabetes gira alrededor de la insulina, así que vamos a explicar primero cómo funciona esta hormona reguladora, que se encuentra y genera en el páncreas, dentro de tu cuerpo.

Casi todo lo que entra en tu organismo es aprovechado de alguna manera (aunque sea para acumular grasa), a pesar de hay ciertas excepciones que realmente te hacen daño como las grasas trans. Pero son excepciones. Tu cuerpo es una máquina que intenta sacar provecho de lo que consumes y los azúcares son una de las principales fuentes de energía.

Quizás creas que me refiero a dulces o bebidas azucaradas, no es así, la mayoría de los alimentos que entran a tu cuerpo se convierten en glucosa, un azúcar que es de las fuentes principales de energía para tu cuerpo.

Así, el alimento entra en tu cuerpo, los múltiples componentes en tu organismo lo descomponen, lo vuelven glucosa y la insulina que se genera en el páncreas la manda, por medio de la sangre, hacia los músculos, grasas, tejidos y células hepáticas, todos elementos muy importantes para que tu cuerpo siga funcionando de la mejor manera.

Ésa es la maravillosa función de la insulina: asegurar el correcto funcionamiento del cuerpo mandando la glucosa que corre por tu sangre hacia los depósitos donde debe de ir para que tu organismo siga en excelentes condiciones.

Pero, ¿y si falla de alguna manera? Entonces surge la diabetes.

diabetes

Razones por las que se desarrolla

Aunque algunas diabetes tienen causas mucho más marcadas que otras, primero vamos a contarte las razones principales por las cuales te puede dar esta enfermedad:

  • Tu cuerpo produce poca insulina, lo cual es insuficiente para sacarla de tu sangre y dirigirla a los tejidos correspondientes.
  • Tu cuerpo presenta una resistencia a la insulina, donde no permite que sea utilizada para su función específica.
  • Ambas, en esta tu cuerpo no produce suficiente insulina, pero la poca producida no llega a desarrollar su función.

Causas

Ahora, ¿qué ocasiona que tu cuerpo reaccione así? Las causas pueden ser múltiples, pero en general encontramos:

  • Mala alimentación, sobre todo si es alta en azúcares y grasas.
  • Vida sedentaria, donde no se hace ejercicio o se permanece sentado gran parte del día (o ambas).
  • Obesidad, la cual puede ser un derivado de las dos anteriores.
  • Genética o antecedentes familiares, esta es una causa de alarma: si un familiar tuyo paterno o materno lo padece es mejor estar pendiente de tu salud.
  • Mala nutrición durante el embarazo, que crea la diabetes gestacional, la cual será explicada en un momento.
  • Edad avanzada, desgraciadamente al agregar años se va perdiendo la actividad física y puede descuidarse la alimentación.

Tipos de diabetes

diabetes

Ahora, hay varios tipos de diabetes que pueden ser desarrolladas, estas son: diabetes gestacional, diabetes mellitus tipo 1 y diabetes mellitus tipo 2. Hay algunas otras, pero los “grandes grupos” son estos.

Diabetes gestacional

Cuando estás embarazada tu cuerpo se enfrenta a muchos cambios internos y externos. Entre ellos puede encontrarse la diabetes.

Generalmente cuando una mujer embarazada es diagnosticada con diabetes gestacional el feto ya se ha desarrollado y no necesariamente pasará por este padecimiento cuando sea mayor; sin embargo, la madre debe tener especial cuidado durante su gestación para no afectar de ninguna manera al bebé que está creciendo.

Una vez terminado el embarazo lo normal es que este tipo de diabetes desaparezca , pero si se la ha padecido es mejor realizarse revisiones continuas porque son las candidatas principales de la diabetes mellitus tipo 2, debido a su falta de síntomas.

Su tratamiento suele constar de una dieta sana y, en raras ocasiones, de la ingesta de insulina o inyecciones de la misma.

Diabetes mellitus tipo 1

Esta diabetes surge cuando el cuerpo ataca las células productoras de insulina alojadas en el páncreas. Hasta el momento no se cuenta con una explicación que funcione para todos los casos, así que no se conoce exactamente lo que lo pueda ocasionar.

Lo que sí es común encontrar es que se diagnostique en adultos jóvenes o niños.

Al tener esta respuesta autoinmune las personas que padecen este tipo de diabetes requieren inyecciones diarias de insulina.

Las mejores formas de combatir este padecimiento es mediante ejercicio, monitoreo con un doctor calificado, dietas sanas y la aplicación de insulina diaria.

Síntomas

Esta diabetes desarrolla algunos síntomas como:

  • Resequedad bucal.
  • Orinar frecuentemente.
  • Apetito constante.
  • Visión borrosa.
  • Infecciones recurrentes.
  • Lentitud para cicatrizar.

Ante cualquiera de estos síntomas acude a tu médico.

Diabetes mellitus tipo 2

Esta diabetes es un poco más peligrosa. En ella tu cuerpo produce insulina, solo que no en los niveles suficientes para asegurar su correcto funcionamiento.

Se diagnostica en adultos, niños y adolescentes por igual.

El motivo de alarma de esta diabetes es que no suelen presentarse síntomas, por eso pueden pasar años sin que se detecte y durante ese tiempo el exceso de azúcar en la sangre puede dañar los tejidos internos.

Este tipo de diabetes se controla mediante medicamentos orales, actividad física y dietas sanas.

Consecuencias

Cualquier tipo puede ser mortal si no es tratada a tiempo, entre las terribles consecuencias de este padecimiento están:

  • Afección de los tejidos nerviosos, de riñones y ojos.
  • Mayor riesgo de desarrollar infecciones.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Ceguera.
  • Insuficiencia renal.
  • Amputación de extremidades inferiores.

No hay mejor manera de evitarlo que la prevención, o si ya lo padeces las visitas regulares al médico pueden garantizarte la mejor calidad de vida. ¡Cuídate!

diabetes

Comentar usando Facebook
Diabetes: ¿sabes lo que es?
Rate this post

Autor: Lorena Díaz

Compartir esta entrada en

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *