La dieta de la zona: Conoce lo mejor de esta dieta

La dieta de la zona es un protocolo de alimentos (acuñado por el bioquímico estadounidense Berry Sears) más similar a una filosofía de vida que a una dieta simple; El investigador, a través de la aplicación de esta dieta, promete reducir el exceso de grasa, anular los ataques de hambre y, al mismo tiempo, garantizar la plena eficiencia física y mental (incluso durante el rendimiento deportivo).

Según Sears, la comida en sí misma representa, si se elige y consume bien, la droga más poderosa conocida por el hombre

¿Qué es la dieta de la zona?

Con referencia a esta dieta, la zona es un estado metabólico en el cual el organismo trabaja a su máxima eficiencia máxima. En él, su cuerpo funcionará mejor: sin ataques de hambre, llenos de energía y con la máxima eficiencia durante el desempeño físico.

La dieta de la zona es la droga más poderosa que tenemos disponible y debemos tomarla como si lo fuera, de una manera controlada y en las proporciones adecuadas.

bajar de peso con la dieta de la zana

Estas son las piedras angulares de DIET IN THE AREA, la dieta más discutida en los últimos años.

Beneficios de la dieta de la zona

El fundador de este sistema de dieta, el bioquímico estadounidense Barry Sears, afirma que al equilibrar los tres macronutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas) se puede alcanzar un estado físico y mental óptimo.

Además, el área permite una reducción considerable de la grasa corporal, si está presente en exceso.

Todo esto sucedería gracias a un buen control hormonal mediado por la nutrición.

Conoce más de nuestra NutriAsesoria – Nutriologo Online

Principios de la dieta de la zona

Los principios cardinales de esta dieta son:

Control de eicosanoides

Los eicosanoides representan un grupo de hormonas que comprenden prostaglandinas, leucotrenos y tromboxanos, ácidos grasos hidroxilados, etc., producidos en pequeñas cantidades por cada célula de nuestro cuerpo. Son muy complejos y tienen una vida corta: realizan su función fisiológica y luego se autodestruyen.

Tantas son sus funciones dentro de nuestro cuerpo. Como todas las hormonas, los eicosanoides, además de ser mensajeros químicos, tienen efectos antagónicos. Es decir, hay eicosanoides “buenos” y “malos”. Eicosanoides “buenos” eicosanoides “catéticos”

  • Inhibir la agregación plaquetaria
  • Promover la agregación plaquetaria
  • Estimular la respuesta inmune
  • Promover la vasodilatación
  • Luchan contra la inflamación
  • Promover la vasoconstricción
  • Deprimir la respuesta inmune
  • Promueven la inflamación.

Otros, relacionados con las enfermedades contemporáneas más comunes, desempeñan un papel “negativo”, se comportan como proinflamatorios, favorecen la agregación de plaquetas, restringen el vaso y deprimen el sistema inmunológico.

Dado que en el cuerpo humano el equilibrio es sinónimo de salud, mientras que el desequilibrio es sinónimo de enfermedad, el área apunta a lograr el equilibrio perfecto entre la producción de eicosanoides antagónicos, ya que ambos se utilizan para el desempeño de las funciones naturales de nuestro cuerpo.

Control de la hormona insulina: anabólica y engorde.

La insulina, producida por el páncreas, es una hormona anabólica fuerte que tiene la función de almacenar los nutrientes dentro de las células.

Cuando comemos, hay un aumento en la glucosa en la sangre que estimula la intervención de la insulina, la cual, al suministrar nutrientes a las células, informa los niveles de glucosa en la sangre en la norma.

Cuando tomamos demasiadas calorías y especialmente cuando provienen de carbohidratos, hay una fuerte caída en el azúcar en la sangre, lo que desencadena una alta respuesta de insulina que, después de llenar las reservas de hígado y músculo, almacena todo el exceso de carbohidratos en las células grasas. En otras palabras: el exceso de insulina induce una acumulación de grasa.

Prueba con nuestro Nutriologo Online- 20 min de Asesoría telefónica o por WhatsApp

Control hormonal del glucagón:

Catabólico y responsable del agotamiento de las reservas energéticas (azúcares y grasas).

Así mismo, la dieta debe calcularse utilizando un desglose de energía que respete el equilibrio de eicosanoides y hormonas insulina y glucagón; Los porcentajes de macro energía son:

  • 40% carbohidratos
  • 30% de proteína
  • Lípidos 30%

El glucagón, por otro lado, es el antagonista de la insulina, es decir, moviliza las reservas de energía almacenadas. Es estimulado por una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos. Al igual que la insulina, cuando se secreta en exceso, daña el cuerpo.

El área controla estas dos hormonas a través de un balance entre carbohidratos, proteínas y grasas, previniendo fluctuaciones excesivas en el azúcar en la sangre, responsables del engorde y muchas enfermedades.

Además, en el primer libro de Barry Sears, “cómo llegar a la Zona”, se publican estudios que muestran que este régimen nutricional ha conducido a la mejora de las condiciones psicofísicas de pacientes que padecen enfermedades muy graves como la diabetes.

Reglas de la dieta de la zona

La dieta de la zona también incluye reglas fundamentales para lograr la “zona de bienestar psicofísico”, a saber:

1- En cada comida debe tomar las proporciones adecuadas de carbohidratos, proteínas y grasas (la proporción en calorías debe ser del 40% -30% -30%).

2- No deben transcurrir más de 5 horas entre las comidas. Si hay más tiempo, hay que comer algo. De esta manera, el día consta de al menos 3 comidas principales y 2 bocadillos.

3- Es necesario reducir al máximo el consumo de dulces, pan, pastas, arroz y cereales refinados con un alto índice glucémico, es decir, fuertes estimuladores de insulina.

4- Es necesario comer muchas verduras y frutas con un índice glucémico bajo, es decir, carbohidratos que estimulan gradualmente la insulina.

5- Para tener una respuesta hormonal adecuada, un refrigerio debe estar compuesto de al menos un bloque de carbohidratos, proteínas y grasas.

6- El último refrigerio debe ser el refrigerio de la noche (antes de acostarse), a menos que haya cenado dentro de las dos horas anteriores.

Como se puede ver en la primera regla, la dieta de la Zona está diversificada de la clásica pirámide alimenticia que impone carbohidratos (pasta, pan, cereales, etc.) en su base. En comparación con nuestra dieta mediterránea, la dieta de zona reduce las grasas y proteínas a un porcentaje muy pequeño, con una proporción de glucosa del 40% (principalmente en forma de frutas y verduras), proteína del 30% (carnes magras y quesos, pescado, huevos, etc.) y 30% de lípidos (preferiblemente monoinsaturados como aceite de oliva).

Visita nuestra Tienda Online Zentenoshop.com

como bajar de peso con la dieta de la zona

Opciones dietéticas de la dieta en la zona

En última instancia, esta dieta promueve el consumo de algunos alimentos, pero no recomienda tantos; Los alimentos recomendados son aquellos que aportan una buena cantidad de proteínas de alto valor biológico (carnes magras, claras de huevo, quesos magros frescos, etc.).

Lípidos insaturados (pescado rico en omega-3, fruta seca rica en omega- 6, aceite de oliva virgen extra rico en omega – 9, etc.,

Carbohidratos con un índice glucémico bajo (frutas y verduras ricas en fructosa y fibra soluble). Por el contrario, los alimentos desaconsejados son aquellos que aportan grandes porcentajes de lípidos y colesterol saturados (carnes grasas y especialmente rojas, embutidos, carnes saladas, quesos grasos, algunos despojos, yema de huevo, mantequilla, manteca de cerdo, etc.) y carbohidratos refinados. (Dulces que contienen sacarosa y todas las fuentes de carbohidratos complejos, como pasta, pan, arroz, otros cereales, legumbres y papas).

Cálculo de las porciones de alimentos según la dieta de la zona

El sistema de dieta de la zona para calcular las porciones de alimentos utiliza dos métodos de cálculo:

Te gustará leer este artículo: El Plan de Dieta de 800 Calorías para Perder Peso

Palma de la mano:

Todos los alimentos deben consumirse con alimentos proteicos del tamaño de la palma (sin los dedos y de superficie y grosor) seguidos de una cantidad de fruta igual a dos puños cerrados.

Sistema bloques:

Cada macronutriente energético representa 1/3 de bloque cuantitativamente diferente de los otros; los bloques corresponden al desglose de energía de 40: 30:30 y SIEMPRE deben asumirse en proporciones de 1: 1: 1.

Puedes leer también: Dieta de 2000 Calorías + Menú de 1 Semana [Insuperable]

Finalmente, para estimar la cuota global de energía:

Estime la masa libre de grasa (FFM), utilizando métodos indirectos como la plicometría o BIA

La subdivisión de energía a las comidas es aproximadamente:

  • Desayuno: 25%
  • Merienda: 10%
  • Almuerzo: 30%
  • Merienda: 10%
  • Cena: 25%

(Posible tercer bocadillo: 10%, restando energía en el almuerzo y / o la cena)

El articulo solo tienen fines informativos y no pretenden sustituir la opinión de los profesionales como médicos, nutricionistas o dietistas, cuya intervención es necesaria para la prescripción y la composición de las terapias de alimentos personalizadas.

Comentar usando Facebook
La dieta de la zona: Conoce lo mejor de esta dieta
Rate this post

Compartir esta entrada en

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *