Aprende a llevar una dieta de mantenimiento

Hay un secreto muy efectivo para evitar el efecto rebote después de conseguir bajar de peso: la dieta de mantenimiento.

No es “otra dieta” después de la dieta, es incorporar hábitos saludables y variados que te mantienen satisfecha y saludable. Te decimos cómo hacerla.

Aprende a llevar una dieta de mantenimiento

Dieta de mantenimiento

La dieta de mantenimiento está pensada para que sigamos adelgazando, solo que a otro ritmo. O al menos que no repongamos nada de los kilos que con mucho esfuerzo has perdido, te brinda energía y vitalidad y el secreto de su éxito está en la combinación de los elementos.

Conoce qué es NutriPlan y disfruta de una asesoría nutricional

Lo mejor es combinarla con 45 minutos de ejercicio al día para que sea completamente efectiva, esto ayudará a tu cuerpo para que queme calorías con mayor facilidad (recuerda que estuvo mucho tiempo “inactivo” porque no había tantas calorías que quemar).

Estas dietas tienen entre 1200 y 1500 calorías, así que tu cuerpo se irá acostumbrando poco a poco a reducir la grasa corporal de más. La dieta de mantenimiento regula los tres grupos principales: grasas, carbohidratos y proteínas.

Ejemplo de una dieta de mantenimiento

Desayuno

  • 1 vaso de leche desnatada y té o café.
  • Pan integral con queso bajo en grasa. 80 gramos de pan y 40 gramos de queso.
  • 1 naranja.

Colación 1 (media mañana)

  • Té o infusión sin azúcar.
  • 30 gramos de queso.
  • 1 manzana.

Puedes cambiar el queso por yogurt bajo en grasa.

Prueba ahora con nuestro Nutriologo Online- 20 min de Asesoría telefónica o por WhatsApp

Comida

  • Ensalada verde con lechuga, jitomate y pepino, 1 taza
  • Filete de res,100 gramos.
  • Pan integral, 2 rebanadas.
  • Acelgas, 100 gramos.
  • 1 fruta de postre.

Aprende a llevar una dieta de mantenimiento

Colación 2

  • Yogurt, 1 taza.
  • Cereales, 2 cucharadas.
  • Fresas, media taza.

Cena

  • Sopa de verduras o consomé sin grasa (se puede retirar al secarse), 1 taza
  • Acelgas y zanahorias guisadas, 100 gramos.
  • Omelette con 2 huevos o pechuga de pavo, 100 gramos.

Visita nuestra Tienda Online Zentenoshop.com

Recomendaciones

En una dieta de mantenimiento se sugiere evitar los azúcares como bollería. Se pueden usar edulcorantes artificiales aunque tampoco se alienta este consumo.

Debes mantenerte hidratada; hay que tomar de 1 litro a 2 de agua (no bebidas preparadas) al día.

Todas las carnes y pescados deben ser al horno, a la plancha o hervidos.

Cualquier lácteo debe ser bajo en grasas.

Se deben consumir entre 4 y 5 comidas al día, sólo recuerda no hacer la última comida muy tarde o puede molestarte la digestión.

El propósito de la dieta de mantenimiento es cambiar tus hábitos alimenticios. Considera esto una vez que la hagas.

¿Has probado la dieta de mantenimiento? Cuéntanos tu experiencia al respecto en los comentarios.

Aprende a llevar una dieta de mantenimiento

Comentar usando Facebook
Aprende a llevar una dieta de mantenimiento
3.9 (77.14%) 7 votes

Daniel Jiménez

Autor: Daniel Jiménez

Apasionado de la alimentación saludable y el ejercicio físico.

Compartir esta entrada en