Efecto rebote: cómo evitarlo cuando haces dieta

Muchas veces, después de realizar complicadas dietas donde creemos deshacernos de toda la grasa extra de nuestro cuerpo, en unas semanas o pocos meses volvemos al peso anterior o incluso ganamos más kilos. ¿Te ha sucedido? De ser así estás sufriendo el conocido efecto rebote. Te decimos qué es y cómo evitarlo.

Efecto rebote: cómo evitarlo cuando haces dieta

Efecto rebote

Efecto rebote: cómo evitarlo cuando haces dieta

El efecto rebote sucede porque tu cuerpo se «protege» ante la escasez de energía. ¿Cómo es esto?

Cuando se pierden muchos kilos en un corto tiempo lo que en realidad estás eliminando no son grasas sino líquidos y, muchas veces, masa muscular. Esto es terrible para tu cuerpo pues éste ralentiza tu metabolismo (vuelve más lenta tu capacidad de absorber los nutrientes) y se acostumbra a vivir con muy pocas calorías.

Entonces, al consumir las calorías «de siempre» y ya no restrictivamente como en una dieta hipocalórica, tu cuerpo no tiene la capacidad de quemarlas fácilmente y comienzas a subir de peso nuevamente.

A decir verdad, cuanto más calorías recortes de la dieta, más se verá afectado tu cuerpo por el efecto rebote.

Cómo evitarlo

Efecto rebote

Hay muchas cambios que puedes hacer en tu estilo de vida para evitar ser víctima del temido efecto rebote o efecto yo-yó, por ejemplo:

  • Calorías. Corrobora que la dieta que elijas tenga una ingesta diaria mayor a 1500 calorías. El consumo mínimo por día requerido es de entre 1800 a 2500 calorías para los hombres, y de entre 1500 a 2000 calorías para las mujeres; estos valores varían de acuerdo al peso, complexión, edad y otros factores del individuo.
  • Grupos de alimentos. Si la dieta que decidiste seguir te elimina gran parte de los carbohidratos y lípidos, no tendrás energía para realizar tus actividades cotidianas y, lo que es más preocupante, perderás masa muscular y no grasa.
  • Metabolismo. Come al menos 5 veces al día independientemente de la dieta que prefieras para perder peso; esto ayudará a acelerar tu metabolismo y evitará el efecto rebote, siempre y cuando elijas bocadillos sanos y nutritivos.
  • Ejercicio. Hacer ejercicio es una técnica muy efectiva para escapar al efecto rebote. Tan sólo media hora o una hora al día de actividad física es suficiente.
  • Perder peso. Baja de peso gradualmente, lo ideal es bajar 1 kilo a la semana para que tu cuerpo no sienta el cambio de forma drástica y pueda adaptarse. Además de verte más delgada, te sentirás mejor.
  • Alimentación saludable. La mejor manera de no volver a ganar el peso perdido es cambiando de hábitos. Lo mejor es acudir a una consulta con un nutriólogo para que éste te indique la cantidad adecuada de carbohidratos, proteínas y grasas a consumir para que tu cuerpo pueda funcionar adecuadamente.

Estos son algunos consejos básicos para que no vuelvas a sufrir de sobrepeso a causa del efecto rebote, ¿crees que nos faltó alguno importante? Cuéntanos en los comentarios.

Comentar usando Facebook
Efecto rebote: cómo evitarlo cuando haces dieta
Rate this post

Daniel Jiménez

Autor: Daniel Jiménez

Apasionado de la alimentación saludable y el ejercicio físico.

Compartir esta entrada en

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *