La realidad sobre los productos light

Productos light

Conoce la verdad sobre los alimentos ligeros

¿Has estado en el supermercado leyendo la etiqueta de un producto light promocionado por la tv? ¿Has comprado alguno de ellos con la ilusión de adelgazar al ingerirlo constantemente? ¿Te has sentido frustrada al ver que la última dieta que intentaste no funcionó y que ahora tienes un producto light que te ayudará a perder esos kilos de más? ¿Te has detenido a admirar el cuerpo tallado de mujeres y hombres modelos que aparecen en las etiquetas o en la publicidad de la prensa o tv, promocionándolos? Si respondes afirmativamente a una sola de estas preguntas, entonces este artículo es para ti; te daremos sólidas razones que te ayudarán a comprender el mundo light y los secretos para que tengas mejor salud, mayor estima y más vida.

Puedes encontrar aquí Malteadas, batidos y snacks

En los años 80 fue sustituido el azúcar por el edulcorante sacarina en alimentos para diabéticos que querían bajar de peso. A ese nuevo producto se le llamó “ligero”, luego pasó a llamarse “light” en forma general por el uso del idioma inglés. Surgió así la moda de quitarles grasas y azúcar a los alimentos que podrían ser causantes de obesidad y de otras anomalías del cuerpo. Así llegó la generación de nuevos alimentos con grasas y azúcares modificados. En los 90 la industria exploró nuevas formas para los sustitutos de la grasa y el azúcar a fin de que fueran aceptados por los consumidores. Tal fenómeno nutricional fue apoyado por campañas en todo el mundo donde la delgadez, mantenerse “en línea”, la rapidez de la vida, del trabajo, la presentación personal (apariencia) y la alegría de lo saludable fueron vinculadas con la mujer y hombre “modernos” y con la ingesta de productos light.

¿Qué es un producto light o también denominado “alimento” light?

Es una constante en el mundo nutricional y de salud, por parte de los institutos privados y públicos del mundo, considerar que los “alimentos light son aquellos que presentan una reducción, como mínimo, del 30 % del valor energético, o de algunos de los nutrientes”.

Visita nuestra Tienda Online Zentenoshop.com

Como vemos, esta es una definición corta y sencilla que aparentemente dice todo, pero, veremos que no es así. Por ejemplo, la sal, el azúcar y la grasa son nutrientes; y si reducimos en un 30% la grasa de un producto pero le aumentamos el azúcar o la sal, seguirá manteniendo el título de light pues ya redujimos el 30% de alguno de sus nutrientes. Esta y otras técnicas similares son usadas a diario por muchas empresas con la intención de vender sus productos; en otras palabras: mediante el error o confusión del consumidor es como se mantienen muchas industrias del mundo light. Es por esto que la información que poseas tú, como mujer atenta a las indicaciones de las etiquetas de los productos light, será muy útil para que mantengas un cuerpo sano y equilibrado. Y es por eso que el mundo light y sus consecuencias están muy relacionados con el conocimiento que de él poseas. Con ese fin te damos los siguientes tips:

  • ¿Por qué compramos alimentos light?: Más 80% de la población asocia a los productos light con sustancias que no engordan a causa de la publicidad enorme que indica tal relación. Es una de las conclusiones de la Asociación Peruana de Consumidores sobre el etiquetado en los productos light.
  • El mismo estudio demostró que la población se ve motivada por las figuras esbeltas de los modelos de ambos sexos que publicitan dichos productos.
  • En los alimentos, el azúcar se sustituye por la taumatina, un edulcorante que es 3.000 veces más dulce que la sacarosa o azúcar común.
  • La etiqueta de un producto light que diga “bajo en grasa” no quiere decir que sea saludable, esto es así porque cuando se reduce la grasa también se reduce el sabor, lo cual hace que las empresas añadan sal y azúcar. Esta fue la conclusión de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el Instituto Culinario de Estados Unidos y la publicación médica WebMD.
  • Un error frecuente es creer que al comer bajo en grasa, significa que puedes comer toda la cantidad que desees. Pongamos un ejemplo: un chocolate bajo en grasa posee 3 gramos de grasa que representan 250 calorías por porción. Si comes tres porciones, terminarás consumiendo 9 gramos y 750 calorías. “El riesgo de comprar estos productos es la dependencia que generan o el consumo indiscriminado de los mismos porque al pensar que tienen menos calorías y grasas, se abusa de ellos”, afirma la nutrióloga Felicitas Espinosa Figueroa, jefa del Departamento de Nutrición del Hospital General de Zona número 8, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
  • La mayoría de los productos light contienen aspartame, un edulcorante no calórico de uso no recomendable pues es 160 veces más dulce que el azúcar. Es una sustancia “capaz de acelerar el desarrollo de enfermedades como tumores cerebrales, fatiga, migraña, depresión, artritis, esclerosis, epilepsia, tiroides y derrame cerebral”, expresó Juan Manuel Aparicio Rodríguez, genetista del Hospital para el Niño Poblano (HNP).
  • Compramos los productos light porque en casi un 100% confiamos en que lo que se anuncia en un producto es cierto, y que ha sido verificado por alguna autoridad en la materia. Apartando la buena fe del consumidor, lo cierto es que la teoría económica y para la palanca multimillonaria que mueve al mundo, la publicidad hace generar deseos en las personas, para transformar ese deseo en una necesidad, así logra que el público consuma algunos productos, como la gran mayoría light, que, en verdad, son innecesarios.

Productos light

Compra ahora NUTRAVIT PLUS LIGHT – Chocolate

Decidida a romper con los productos light

  1. Desintoxica tu cuerpo con alimentos naturales. Puedes leer Baja de peso en 7 días utilizando limón.
  2. Tranquila; tómate un Martini (es muy bajo en calorías) y piensa ahora en comer light (ligero) sin productos light. Puedes iniciar por eliminar los refrescos light (y los no light), la próxima semana elimina la harina, luego incluye el pescado, los frutos secos, intenta comer cinco veces al día (desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena) para mantener la sensación de saciedad y no sobrecargar el sistema digestivo; recordando que el desayuno es la comida más importante. Y que, en definitiva, tu cuerpo se acostumbrará al cambio lento y pausado que hagas en tus hábitos alimenticios, pues él está programado para funcionar de acuerdo a la escasez de comida; para ello debes reducir gradualmente las calorías hasta crear un déficit de 500. Podrías hacerlo poco a poco de a 100 calorías por semana; por supuesto que tendrás que ser constante para respetar ese plan.

Como ves, la realidad de los productos light es muy distinta a lo que nos muestra la publicidad. Entonces ¿estás preparada para iniciar este proyecto de vida sin los productos light?

Comentar usando Facebook
La realidad sobre los productos light
4 (80%) 4 votes

Autor: Carlos Zambrano

Compartir esta entrada en

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *