Natación, ¿el deporte para ti?

¿En qué podrían parecerse una embarazada, un anciano y alguien en rehabilitación muscular? ¡Que todos pueden practicar la natación! Este ejercicio es muy incluyente, pero es sólo uno de las elementos positivos que tiene este deporte. Veamos qué más tiene para ofrecernos.

Natación

natación

La natación es un deporte aeróbico, se considera de los más completos ya que trabaja integralmente tu cuerpo y tu mente (estar debajo del agua reduce mucho el estrés). Además es un deporte que puede ocasionar menos lesiones en la persona que lo practica.

Este deporte consiste en mantenerte dentro del agua y avanzar utilizando brazos y piernas, a veces solo uno de los dos y a veces ambas, dependiendo del estilo que utilices.

¿De dónde viene?

La natación no es creación moderna, de hecho la primera vez que se hace alusión a ello es en una pintura rupestre de la Era de Piedra. Puede ser que ellos estuviesen cruzando ríos o mares para sobrevivir y así inaugurasen la natación, pero no podemos asegurarlo.

Este deporte se incorporó a los Juegos Olímpicos en Atenas en 1896, por lo cual para este momento ya se han desarrollado diversos estilos, variantes, técnicas y formas de incorporarlo en la vida de los interesados.

¿Eres uno de ellos?

ebook 5 mejores dietas

Descarga las 5 dietas para adelgazar más efectivas

Especiales para mujeres que trabajan

Margarita P. ya había hecho todas las Dietas de internet. Adelgazaba un poco pero volvía a Subir; Estaba Desesperada...

El año pasado ella y otras 1,115 mujeres mexicanas bajaron entre 10 y 15 kilos de grasa abdominal y aumentaron un 77% su metabolismo naturalmente con este eBook​

¿Quién puede practicarla?

Quizás te preguntes si la natación tiene algún requisito o algo que necesites, lo extraordinario de esta actividad es que no es así.

A menos que padezcas cierta enfermedad cardiorespiratoria (ya que hay algunas que, desgraciadamente, sí pueden ser contraproducentes para este ejercicio) este deporte es para todos.

Por eso podemos ver mujeres embarazadas, bebés, personas en rehabilitación, personas con sobrepeso, ancianos, niños, hombres y jóvenes por igual dando brazadas dentro de una alberca.

Beneficios de la natación

natación

Si tienes dudas de por qué te conviene desarrollar esta actividad, te comentamos algunos de sus beneficios.

  • Quemas muchas calorías. Una hora practicando natación quema cerca de 600 calorías, su capacidad de quemarlas aumenta de 5 a 6 veces más que si hicieras ejercicio fuera del agua.
  • Mejora la silueta. Este punto abarca muchos otros: tonifica y moldea los músculos. Aunque normalmente no te hará más volumen en los músculos porque no es anaeróbico, sino aeróbico, ciertamente moldea los músculos de tu cuerpo.
  • Fortalece tu memoria. Aunque no lo creas, el ejercicio es benéfico para el cerebro y este es uno de sus beneficios.
  • Mejora la postura, sobre todo en niños pequeños, quienes aprenderán a controlar su espina dorsal y postura en general.
  • Fortalece tus músculos. La natación ejercita brazos, espalda, abdomen, glúteos y piernas.
  • Alarga tus músculos. El trabajo directo sobre ellos tiene como beneficio alargar la figura, como el Pilates.
  • Previene dolores de espalda y de articulaciones. Haciendo al menos 20 minutos de natación estarás previniendo lesiones al estar ejercitando tendones y ligamentos, lo cual te vuelve una persona más resistente.
  • Tienes mucha resistencia. Como se menciona más arriba, te vuelve una persona más resistente al fortalecer tu densidad ósea.
  • Es auxiliar en el desarrollo psicomotor de tu cuerpo. La natación es especialmente útil para personas con riesgo de padecer enfermedades degenerativas.
  • Aumenta la capacidad pulmonar. Estilos como el crol requieren que tu cuerpo obtenga más oxígeno, esto se traduce en más glóbulos rojos, los cuales hacen que tu cuerpo aumente la circulación de oxígeno en tu sangre y finalmente tienes pulmones mejor desarrollados.

Sin contar que te mantiene en forma, te hace sentir relajada porque liberas endorfinas y te relaja sobremanera.

Estilos de nado

En la natación hay diversos estilos y variantes de nado.

Los más comunes son cuatro: crol, braza, mariposa y espalda.

  • Crol. Es el más popular y el primero que se enseña. Mueves las manos como las aspas de un molino, de manera circular, y te impulsas por medio de patadas en el agua.
  • Braza. Braza o de pecho es el estilo más antiguo. Algunos le llaman “de ranita” porque mueves las manos y las piernas en movimientos coordinados para impulsarte. Es el más “lento”.
  • Mariposa. Este es el más complejo y no es recomendado para principiantes. Se realizan patadas “de delfín” mientras se mueven ambos brazos en movimientos circulares, al mismo tiempo. Exige mucho esfuerzo y también mucho entrenamiento previo antes de realizarse.
  • Espalda. Este es muy conocido como el “crol de espalda”, ya que son los mismos movimientos, pero el nadador está viendo hacia el cielo y no hacia el fondo de la piscina.

¿Comer o no antes de entrar?

Existe este mito: deben pasar dos horas después de comer antes de entrar a una alberca. Es precisamente un mito. No obstante, como muchas creencias, tiene algo de verdad.

Lo que puede suceder es el síndrome de hidrocución.

natación

Síndrome de hidrocución

Cuando tu cuerpo reacciona súbitamente al agua fría puede producirse un choque que llegue hasta un paro cardíaco, no es común de ninguna manera y no se ha demostrado clínicamente que suceda después de la ingestión de comida.

Las posibles causas de este síndrome son:

  • Exposición prolongada al sol antes de entrar al agua.
  • Intensa actividad física con sudoración antes de entrar (el cuerpo está “caliente” y el frío le produce un choque).
  • Predisposición a afecciones cardíacas.

¿Cómo evitarlo?

En realidad es muy fácil: si el agua te parece muy fría o te inquieta un poco, ve entrando lentamente en ella y jamás te avientes “de panza”.

Aunque la comida no está directamente relacionada, es mejor evitar comidas copiosas justo antes de su ingreso.

Recomendaciones

Si te interesó la natación, hay algunos consejos que te pueden ser muy útiles.

  • Inscríbete a un curso de natación. Quizás hayas aprendido a nadar cuando eras niña, pero si han pasado algunos años o no tienes buena condición física, es mejor que te asesoren para no arriesgar tu salud. Hay algunas albercas muy económicas como la alberca olímpica en la delegación Benito Juárez.
  • Date un regaderazo antes y después de entrar. Este simple paso puede librarte de lidiar con hongos o algún problema tópico (de la piel).
  • Acostumbra tu respiración. Nada despacio y no dudes en detenerte al primer momento en el que sientas que te falta el aire.
  • Usa gorro de baño. No es obligatorio, pero ayuda a que el cabello no te nuble la vista y los químicos de la alberca le hagan menos daño a tu pelo.
  • Sécate muy bien después. La humedad siempre atrae infecciones.

Y a ti, ¿te interesa la natación?

natación

Comentar usando Facebook
Natación, ¿el deporte para ti?
Rate this post

Author: Lorena Díaz

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *